(Arzobispado de Cusco, 15 de octubre de 2015) La Arquidiócesis del Cusco, representado por el Vicario General, Mons. Fredi Aparicio Quispe, participó el 12 de octubre, de la ceremonia de bendición e inauguración de la de la Catedral de Sicuani, que hace tres meses fue entregada por el Ministerio de Cultura, tras una importante intervención integral. Cabe aclarar que este monumento virreinal, fue recuperado de los escombros por especialistas de la Dirección Desconcentrada de Cultura del Cusco, en un período de seis años y siete meses de intervención.

El Vicario General de la Arquidiócesis del Cusco, Mons. Fredi Aparicio Quispe, mostró complacencia por el importante trabajo que realiza el Ministerio de Cultura, a través de la Dirección Desconcentrada de Cusco, que desde su creación, viene recuperando muchos de nuestros monumentos religiosos. Calificó de extraordinario el resultado de esta intervención de la Catedral de Sicuani, que por mucho tiempo se encontraba en total abandono, pese a tener la categoría de Patrimonio Cultura de la Nación desde 1982.

Mons. Fredi Aparicio saludó, también, la participación de la autoridad municipal de esa localidad y la sociedad civil, que de un tiempo a esta parte se vienen involucrando en estas obras, aportando económicamente. Dijo que esto viene ocurriendo no solo en la Prelatura de Sicuani, sino también en la Arquidiócesis del Cusco, como es el caso de la intervención de la Capilla de Belén de Acomayo, obra que fue entregada hoy, por la Dirección Desconcentrada de Cultura y el Arzobispado del Cusco.

Extraído de http://www.arzobispadodelcusco.org/noticia.php?idnoticia=1581 (15 de octubre de 2015).

com_boe151_noticia02