(Arzobispado de Cusco, 09 de febrero de 2015) El miércoles, 11 de febrero, fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, Día Internacional del Enfermo, el Arzobispo del Cusco, Mons. Richard Daniel Alarcón Urrutia, presidió la Santa Eucaristía que con motivo de la XXIII Jornada Mundial del Enfermo se oficiará en la Basílica Catedral con participación de las diferentes congregaciones religiosas, grupos parroquiales, personal sanitario y pacientes de los distintos centros asistenciales de salud del Cusco y feligresía en pleno.

Mons. Richard Daniel Alarcón Urrutia invitó a la feligresía cusqueña, a unirnos en oración para pedirle al Señor consuelo y esperanza para quienes sufren enfermedad; por los médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud, quienes se ocupan del cuidado y atención de los enfermos; y también, por todos nosotros, para que sepamos acompañar con misericordia a nuestros enfermos y ofrecerles calidad de tiempo en el acompañamiento.

El Arzobispo del Cusco nos recuerda el lema de esta jornada: “Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies” (Jb 29,15), al tiempo de invitarnos a reflexionar el mensaje que con motivo de esta jornada nos dio el Papa Francisco, invocándonos actuar con la sabiduría del corazón, “salir de sí hacia el hermano”.

Extraído de la página web del Arzobispado de Cusco (http://www.arzobispadodelcusco.org/noticia.php?idnoticia=1284) el 11 de febrero de 2015.