(Arzobispado de Cusco, mayo de 2013) La Plaza de Armas de la ciudad de Cusco fue nuevamente escenario de la Solemnidad del Corpus Christi; en su atrio principal se acondicionó el altar mayor, donde Mons. Juan Antonio Ugarte Pérez, Arzobispo del Cusco, presidió la Santa Eucaristía, en honor al “Cuerpo de Cristo”. Este año, la Solemne Santa Misa del Corpus Christi, fue concelebrada por Mons. Guillermo Abanto Guzmán, Obispo Castrense del Perú; Mons. Raúl Antonio Chau Quispe, Obispo Auxiliar de Lima; Mons. Jorge Pedro Carrión Pavlich, Obispo de Puno y Mons. Israel Condorhuamán Estrada, Vicario General de la Arquidiócesis del Cusco. Como todos los años, participaron de esta solemnidad, presbíteros, religiosos y religiosas de nuestra Arquidiócesis, así como autoridades, instituciones y feligresía en general.

Antes de empezar con la Santa Misa, la Ceremonia del Corpus Christi sufrió una pequeña interrupción, para el cumplimiento del Simulacro Nacional de Sismo, en el que la Iglesia comprometió su participación. Esta acción cívica ocasionó unos minutos de retraso en la iniciación de la Santa Misa, que se efectuó luego, con la misma solemnidad en el altar, donde fueron situadas todas las imágenes de vírgenes y santos, que en número de 15, fueron traídas en procesión desde sus diferentes parroquias.

En la Homilía, el Arzobispo del Cusco, Mons. Juan Antonio Ugarte Pérez, resaltó la presencia real y sustancial de Cristo (con su cuerpo, con su sangre, con su alma y su divinidad) en la Hostia Consagrada, alimento espiritual que con fe veneramos en El Sagrario. Concluida la Santa Eucaristía, se dio paso a la Procesión del Santísimo Sacramento en la Carroza de Plata, que estuvo presidida en todo su recorrido por el Arzobispo y el Clero Arquidiocesano, el Obispo Castrense del Perú, el Obispo Auxiliar de Lima, el Obispo de Puno, autoridades civiles y militares, así como la feligresía en pleno.

Concluida la Procesión del Santísimo Sacramento, Mons. Guillermo Abanto Guzmán, Obispo Castrense del Perú, impartió la bendición con el Santísimo a todos los fieles congregados en la Plaza Mayor; una vez concluido el acto, se dio inicio a la Procesión de todos los Santos: San Antonio Abad, San Jerónimo, San Cristóbal, San Sebastián, Santa Bárbara, Santa Ana, San Blas, Santiago Apóstol, San Pedro, San José, la Virgen de la Almudena, la Virgen de los Remedios, la Virgen Purificada, la Virgen de Belén y la Linda de la Catedral (Virgen Inmaculada Concepción), todos con sus mayordomos, danzas y comparsas.

Extraído de la página web del Arzobispado de Cusco (http://www.arzobispadodelcusco.org/noticia.php?idnoticia=773) el 31 de mayo de 2013.