(IPA, 15 de diciembre de 2011) Desde el lunes 14 al viernes 18 de noviembre del presente año, el presbiterio de la Prelatura de Juli, encabezado por el Vicario General, Mons. Fernando Samaniego, ha tenido su retiro anual. Ha sido un tiempo para examinar la vida y el ejercicio ministerial que cada sacerdote desarrolla, en especial en esta circunscripción eclesiástica del sur del país.

El sacerdote predicador fue el Pbro. José Alarcón de la Diócesis de Tacna y Moquegua, quien con la experiencia de 41 años de haber sido ordenado, nos invitó a profundizar en lo que somos “sacerdotes de Jesucristo”. Las meditaciones dirigidas en la capilla de la casa de retiro han girado en torno a temas fundamentales para la vida de un sacerdote: La Creación, Jesucristo, la Iglesia, la Comunión jerárquica, la Llamada, la Evangelización y la Virgen María, Madre del Sumo y Eterno Sacerdote.

Esta jornada concluyó el día viernes 18 de noviembre, con la celebración de la Santa Misa. El P. José Alarcón indicó que esta memoria nos mueve a pedir una comunión leal, efectiva y afectiva con el Romano Pontífice y con su Obispo, Mons. José María Ortega, lo cual llega a ser una plegaria muy grata a Dios.