Entrevista realizada por Paul Rosillo Madrid, el 2 de agosto de 2017, en la parroquia de Juli.

Transcripción de Carlos Zegarra Moretti.

Duración aproximada: 6 minutos.

Transcripción

Paul Rosillo Madrid (PRM): Muy bien. Nos encontramos, aquí, con la hermana Sabina Claros. Ella es de la parroquia de Juli. Tiene ya mucho tiempo como catequista. Buenas tardes, hermana.

Sabina Claros (SAC): Hermano, buenas tardes.

PRM: Bien, en esta oportunidad, pues, la hermana Sabina nos va a compartir un poco la experiencia que tiene como catequista. Hermana, quería preguntarle: ¿cuántos años tiene Usted de catequista o desde qué fecha es catequista?

SAC: Desde 1982. Desde esa vez, porque con el padre José Cuars, creo su nombre. Él nos ha nombrado… a cada barrio… acá en Juli. Después, los demás ya se han perdido. Yo sola nomás estoy, y nadie más, pe. Otros ya no vienen de los otros barrios. Yo soy del barrio San Juan de Juli.

PRM: Del barrio San Juan de Juli. Entonces, Usted es una de las pocas que queda desde esta época que el padre José les nombró catequistas. Hermana: y en estos casi treinta y cinco años que Usted tiene de catequista, pues, ¿cuál ha sido su experiencia?, ¿qué nos puede decir acerca de la catequesis, de las personas?, ¿cómo era antes el trabajo?, ¿cómo es ahora? ¿Qué nos puede contar sobre eso?

SAC: Porque el padre José nos ha nombrado. Es que nos enseñaba a rezar, rosario completo. Y después no sé de cómo me habrá nombrado. “Tú vas hacer, enseñar en tu barrio”. A otra persona, también, en su barrio. A cada barrio nos ha nombrado. Y los demás ya se han perdido. Porque mi esposo antes se ha muerto. Con mis hijos yo nomás vivía. Entonces, y aprendí a rezar. “Hasta siempre vas a rezar”, ya. Casa en casa íbamos a enseñar a rezar a la gente. Después, el padre José ya se fue. Otros padres han venido. Maryknolles. Después, ellos, también, nos han seguido enseñando. “Ustedes van a enseñar a la gente y a rezar, casa en casa. Van a ir, también a los enfermos”, así nos ha enseñado, siempre. Después, ya otro padre, el padre Roberto más nos ha apoyado. Porque nosotros teníamos que enseñar a los alferados, como es, a los matrimonios. Nosotros dábamos la charla. Nos daba una hoja qué cosa debemos enseñar a los matrimonios, a los alferados y a los bautismos; qué es primera pregunta, segunda pregunta, tercera pregunta. Eso, ¿cómo vas a enseñar?, así nos decía. Eso nos ha enseñado el padre Roberto más a nosotros. Nosotros teníamos que, charla teníamos que dar a los matrimonios, a los alferados, también, a los bautismos. Siempre a nosotros, a nosotros, la gente nos buscaba. Ahora ya no es así. Y años hemos estado. Hasta mis hijas, también ya. Antes íbamos cuando había el nacimiento del Niño Jesús, ahí yo tenía que llevar el cantante. A los chiquititos tenía que preparar, a los niñitos, a las niñitas. Esa noche de Navidad, yo le preparaba, le llevaba a las chiquitas, a los chiquitos para que canten en la misa. 12 de la noche antes era la misa, ahí yo le llevaba los niñitos enseñándole a cantar, ¿qué se llama ése?, cantos, himnos de los niños, nacimiento. Eso yo le he enseñado.

PRM: Muy bien, hermana. Y veo, ahora, que Usted, también, es parte del coro de aquí de los catequistas.

SAC: Siempre he aprendido

PRM: ¿Siempre le ha gustado cantar? Y ahora, pues, lo sigue haciendo.

SAC: Sí. Ya estoy vieja ahora. Me gusta siempre, hasta la muerte ya. Nos ha nombrado como animadora de fe y eso es hasta la muerte, nos ha dicho el padre Roberto.

PRM: ¿Usted se siente muy contenta de ser animadora de fe?

SAC: Sí, contenta. ¡Cuántas veces me dicen los hermanos de otros, adventistas “acá ven”! “No, no. Yo he nacido en católico y tengo que morir en católico. Mi papá, abuelos, mis tíos todos son, eran católicos. Entonces, yo tengo que estar ahí. No puedo ir a otra…”, así le dije a las personas que me llaman. “Tú ven acá… nosotros estamos acá… al Dios le amamos”. “Yo, también. ¿Acaso hay otro Dios? ¡Hay un solo Dios!”, así le dije yo. Siempre vienen los adventistas a mi casa a tocar. No, yo no puedo ir a otra parte. Yo he nacido de católica, tengo que morir en católica. Mis padres, mis abuelos eran católico. Entonces, yo tengo que estar así. Así siempre, hermano.

PRM: Muy bien, muchas gracias. Usted, vemos, es una defensora de la fe en esta tierra de Juli, porque hay muy pocas personas que defienden la fe, pues, y eso nos alegra mucho. A la Iglesia, a Dios, le alegra mucho que haya personas, como Usted, que defiendan la fe como Usted lo hace.

SAC: Siempre yo le digo a los hermanos, a los demás: “Hay un sólo Dios. Tenemos un solo Dios. ¿Acaso hay tres, cuatro dios?” Recién los evangelistas habrán formado otro. “Ay, yo voy a ser aparte y yo, también, aparte”. Parece que se han formado aparte de ellos nomás por su voluntad. Yo he nacido en católico y tengo que morir en católico, así les dije. A mis hijas, también, siempre, les hablo: “cásense por la Iglesia, ése es bien”, “háganle bautizar a sus hijos”. Ahora, también, voy a pedir permiso; mañana ya. Tiene que bautizarse una de mis nietas. Se va a bautizar, sí. Así nomá, hermano, ya.

PRM: Bueno, hermana, muchas gracias. Y que Dios la bendiga.

SAC: De nada. Hasta otro día, hermano.

PRM: Hasta otro día, hermana.

Entrevista a Sabina Claros (Juli, 2 de agosto de 2017)
Entrevista a Sabina Claros (Juli, 2 de agosto de 2017)

Contenido relacionado