(Prelatura de Juli, 30 de junio de 2016) El sábado 25 de junio de este año del Señor 2016, fue un día de júbilo para la Prelatura de Juli, ya que fueron ordenados diáconos cuatro alumnos del Seminario Mayor Nuestra Señora de Guadalupe. Los nuevos diáconos son de nacionalidad peruana: Lucio Montañez De la Cruz (natural de Chacarilla, Yauli, Huancavelica), Dante Arnaldo Leva Villavicencio (natural de Compone, Anta, Cusco), Primo Conde Churata (natural de Lares, Calca, Cusco) y Edwin Efraín Bedoya Hinojosa (natural de la ciudad de Arequipa, capital del departamento del mismo nombre).

La ceremonia de ordenaciones diaconales se inició a las 11 am. en la Iglesia Catedral San Pedro Apóstol de Juli. Fue presidida por el Obispo Prelado de Ayaviri, Monseñor Kay Martín Schmalhausen Panizo, quien recibió las letras dimisorias de nuestro padre y pastor Monseñor José María Ortega Trinidad.

En el inicio de la Eucaristía se leyó una breve carta de Mons. José María -que ausente físicamente estaba cerca por la oración-, que indicaba: Hoy es un día de gran alegría para la Prelatura, de manera especial para estos seminaristas que recibirán el ministerio del Diaconado y para sus papás. A esta alegría, me uno agradeciendo a Dios, por un aniversario más de mi ordenación sacerdotal, son 38 años.

Mons. Kay Martín señaló en la homilía que al recibir la consagración en el ministerio diaconal, una de las tareas que los ordenandos han de desempeñar es el entrar en ese trato íntimo con la Palabra de Dios, que luego han de proclamar, enseñar y vivir, con aquella alegría que mostró el diácono Felipe al bautizar al ministro de la reina de Etiopía (segunda lectura Hch 8, 26-40). Además hizo énfasis en aquel regalo tan grande de la elección, que hace el Señor con relación a los Apóstoles y a ellos -futuros sacerdotes-, lo cual es una manifestación de su inmenso amor (evangelio Jn 15, 9-17), vinculándola a la unión que han de tener con el propio Obispo (Mons. José María).

Al término de la Misa, en la que concelebraron sacerdotes de la Prelatura de Juli y de otros lugares, Mons. Schmalhausen bendijo la nueva capilla de Adoración del Santísimo Sacramento, anexa a la Catedral San Pedro Apóstol de Juli.

Estas ordenaciones diaconales llenan de esperanza a esta circunscripción eclesiástica del altiplano, que es la Prelatura de Juli. Pues es en primer lugar un anhelo del corazón de nuestro Obispo que las parroquias reciban buena formación en la fe y las costumbres propias de los católicos, y de ganar a muchos que por la escasez de clero se han ido a sectas o comunidades separadas.

Más fotografías disponibles en: https://www.flickr.com/photos/ipandina/albums/72157667619897044

com_boe168_noticia02