(Prelatura de Juli, 15 de octubre de 2014) Este 26 de setiembre alrededor de dos mil jóvenes provenientes de diferentes puntos de la Prelatura de Juli se fueron congregando con cartel en mano en la plaza de Armas de Juli, para dar inicio a la gran marcha por la Vida, la Familia y la Paz, siendo las 09.00 horas de la mañana el Vicario General,  P. Fernando Samaniego dio inicio a la Santa Misa  en la Iglesia Catedral de San Pedro de Juli, donde enfatizo la importancia de defender la Vida, sobre todo del no nacido, nadie tiene derecho a quitar la vida, sobre todo de los que no se pueden defender, enfatizo, frente a los muchos atentados contra ellos de parte de algunos sectores del estado; así mismo invito a ser instrumentos de paz, paz que como cristianos tenemos que promover, con la violencia nada se resuelve, busquemos la paz entre los pueblos; es imperioso cuidar de la cedula fundamental de la sociedad, que es la familia, que  la constituyen papá, mamá e hijos, que no nos engañen, finalizo.

Después de la Eucaristía, se dio inicio a la marcha, por la plaza de Juli y por las principales vías de esta ciudad, los participantes portaban carteles y gritaban a viva voz frases en defensa del no nacido, de la familia y en contra de la violencia y las guerras, se divisaban lemas como: no al aborto, quiero vivir, si a la vida, juntos por la vida, cuidemos la familia, quiero un papá y una mamá, queremos la paz, basta de tanta violencia, entre otros.

Los numerosos participantes se movilizaron hacia el coliseo cerrado de Juli, donde, el conocido canta autor peruano de música católica Luis Enrique Ascoy y su banda sin futuro los esperaba, para cerrar esta gran marcha con un gran concierto, los participantes rezaron y cantaron a la Vida, a la Familia y a la Paz.

Cabe señalar que en las vísperas los centenares de padres de familia se reunieron en las instalaciones del Aula Magna de la Institución Educativa María Asunción Galindo (MAG) de Juli, donde reflexionaron sobre el tema de la vida y la familia y al finalizar hicieron oración  con la mano en el pecho por la vida, la familia y sobre todo por sus hijos.

Texto y foto proporcionados por Pbro. Javier Quispe de la Prelatura de Juli.