(Prelatura de Juli, 30 de abril de 2014) Siguiendo la antiquísima y a la vez nueva costumbre de la Iglesia Católica de realizar anualmente una reunión para hacer un balance, no económico sino de la vida espiritual, moral y eclesial, en cada persona creyente. Los sacerdotes de la Prelatura de Juli tuvieron sus ejercicios espirituales desde la noche del lunes 17 al viernes 21 de marzo  de 2014 al medio día.

El lugar para llevar a cabo esta actividad fue la Casa de Retiro “María”, que tiene nuestra circunscripción eclesiástica en Chucuito “Ciudad de las Cajas Reales”.

Dirigió este medio de formación espiritual el Pbro. Carlos Mundaca, perteneciente al clero de la Diócesis de Chiclayo quien, invitado por nuestro obispo Monseñor José María Ortega Trinidad, tuvo la gentileza de venir desde el norte del país, dejando sus actividades ordinarias para atender a sus hermanos sacerdotes de la Prelatura de Juli.

Como parte del hilo conductor de este curso de retiro, se hizo recuerdo del canon 276 del Código de Derecho Canónico, el cual habla de la asistencia de los sacerdotes a los retiros espirituales. Que están obligados a ello por ser administradores de los misterios de Dios; lo cual es un don y una responsabilidad.

El predicador dijo que el hacer los Ejercicios Espirituales sirve para volver “transfigurados” a las actividades ordinarias, con la experiencia personal de Dios, exhalando el buen olor de Cristo; citando al Papa Francisco.

El lema del retiro, extraído del n. 364 de la Exhortación Apostólica Evangelii gaudium fue: “Renovar el amor para renovar la misión”. Por tal motivo se dijo al clero de Juli que se a de fomentar la conciencia de ser amado, lo cual requiere también hacer un acto de fe en Dios.

Todos los temas que se tocaron, entre ellos el sentido de la Cruz y del pecado, la oración y el apostolado, la virtud de la pobreza y el celibato; estuvieron orientados a trabajar internamente nuestra misión de ser: “testigos del Absoluto, testigos del Amor” (Cf. 1 Jn 4, 8).

Se concluyeron estos ejercicios espirituales acudiendo a la intercesión de la Virgen María. El P. Carlos indicó que “hay un estilo mariano en la actividad evangelizadora de la Iglesia”, que María es “contemplativa de la vida de su hijo en la historia y en la existencia de cada hombre… que la ternura no es la virtud de los débiles, sino de los fuertes en y por el Señor”.

En la tarde del viernes 21 de marzo, al concluir los ejercicios espirituales, el clero de la Prelatura de Juli tuvo un encuentro deportivo en la cancha de grass sintético del complejo recreacional de Chucuito, entre bromas y muestras de fraternidad.

Pbro. Eduardo Roller Chong (Prelatura de Juli).